La creación artística permite cuestionar aspectos de la sociedad y promover una concienciación colectiva e inclusiva, que aporte valores igualitarios. Dichos valores posibilitarán afrontar los retos actuales de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible como son la conciencia de la ecología, las desigualdades sociales, el diseño de nuestras ciudades, el hambre o la violencia machista y, por supuesto, cambiar actitudes y comportamientos. El fomento de la creatividad, el desarrollo del pensamiento crítico, el diálogo y el trabajo colaborativo forman parte de nuestro cuaderno de bitácora para cumplimentar nuestra investigación en poéticas liminales en el mundo contemporáneo, abordadas desde la creación, la formación y el compromiso social. El libro-arte y la pintura mural son dos ejemplos de prácticas artísticas colaborativas utilizadas como recursos de empoderamiento de colectivos vulnerables. Dentro del proyecto artístico participativo “Traspassant Murs” con jóvenes con riesgo de exclusión social del Centro Educativo de Justicia Juvenil Els Til·lers (Mollet del Vallès, Barcelona), se imparte un taller de grabado para la creación del libro-arte EXIT. EXIT es el recurso para materializar un entorno educativo y creativo no formal en el que personas adolescentes procedentes del Centro y estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, se dan la oportunidad de realizar una experiencia conjunta, en este caso un libro-arte colaborativo. Como docentes en educación artística superior creemos que es necesario contribuir al cambio social a través de la implicación del alumnado en proyectos artísticos colaborativos que requieren compromiso, debate, reflexión, consenso, respeto a las diferencias, empatía y búsqueda de soluciones plurales a problemas que pueden afectar de diversas maneras a los colectivos involucrados. Si estas prácticas artísticas se realizan con la participación de grupos sociales vulnerables el beneficio es multiplicador ya que desencadena acciones y actitudes tales como estimular el interés por el arte, aprender a trabajar en grupo, fomentar la autoestima, calmar la ansiedad, despertar inquietudes, etc. Sin duda, la creatividad al servicio de la sociedad es una herramienta de transformación en pro de modelos de sociedad más justos, creativos y sostenibles.