Los alumnos de Bellas Artes como potenciales artistas de videojuegos I María de Iracheta Martin

Parece que la aceptación de considerar muchos de los videojuegos actuales como arte es ya una realidad. Este hecho se viene observando desde que son incluidos en museos como el MoMa de Nueva York, exposiciones como Videojuegos. Los dos lados de la pantalla del Espacio Fundación Telefónica (2019), así como diversas reflexiones surgidas al respecto tanto en el sector del videojuego como el docente (Lujan, M. 2016); (Boris, P.2017); (Fernández P.,2019). El otro aspecto sobre el que se está avanzando cuando se habla de videojuegos, es su utilización en la educación (Etxeberria Balerdi, F. 2016). Una parte importante dentro de la creación de un videojuego son los artistas. Dentro de una industria tan especializada, aparece la figura del artista generalista que es aquel que tiene unos conocimientos globales de gran parte de los procesos de trabajo. Si bien es cierto, que es difícil abarcar muchos ámbitos con un grado de excelencia en todo, este tipo de artista se adapta bien en proyectos de estudios pequeños que pueden permitirse crear un videojuego más experimental frente a lo comercial, lo que se conoce como videojuegos independientes (indie games). Es aquí, donde el estudiante de Bellas Artes tiene la oportunidad de que sus creaciones cobren vida e interaccionen con el público. Desde mi experiencia docente en centros más especializados y el grado en Bellas Artes, me animo a decir que el conjunto global de conocimientos de: dibujo; claroscuro; pintura; anatomía; diseño, y escultura, entre otros, que recibe un estudiante de Bellas Artes proporciona unas herramientas y visión conjunta de todo el proceso, más equilibradas. A esto se une, que, como futuros artistas, también pueden encontrar a través del lenguaje del videojuego una vía de transmitir las emociones y conceptos que necesiten para su obra. A través de la propuesta presentada en formato póster, se analizan y muestran diferentes estrategias artísticas que han sido adaptadas al lenguaje de videojuego y que en este medio se han visto potenciadas por otras cualidades. La hibridación entre arte, videojuegos y educación no ha hecho más que empezar y seguramente su unión nos depare muchas horas de entretenimiento, belleza, emociones y aprendizaje.