Diálogo entre pintura, música y poesía: tres propuestas de intermediación del estudio de Javier Garcerá en el festival Artbanchel (2017, 2018, 2019). I Juan Manuel Cabrera Cruz, Javier Garcerá Ruiz

Podemos leer la Historia del Arte como una historia de las relaciones entre las artes y la cada vez más frecuente intermediación como una consecuencia natural de ese mismo proceso. La relación entre las artes plásticas es un hecho histórico. A lo largo de su evolución la arquitectura se ha servido de la pintura y la escultura para concebir y construir esos espacios de poder y cobijo que hoy identificamos como nuestros. Sin embargo, la aparición cada vez más frecuente de propuestas colaborativas que en el ámbito de la creación contemporánea están apareciendo no sólo se nutren de la relación que puede existir entre las distintas disciplinas de un mismo ámbito artístico. En estos casos, se propone un diálogo abierto y sin fronteras entre distintas expresiones artísticas, buscando las sinergias que entre sus soportes puedan surgir. Más allá de la separada especificidad de un lenguaje, en estos casos se prioriza un encuentro y confluencia que también podríamos relacionar con la intención de esa obra de arte total que, desde la Tragedia, ha permanecido presente también en nuestra tradición cultural. Como ejemplo de ello, proponemos en esta comunicación un estudio de las tres propuestas colaborativas entre artes plásticas, música y poesía que se realizaron en el marco del festival Artbanchel (2017, 2018 y 2019) en el estudio de Javier Garcerá (coautor de este trabajo). En este caso, el proyecto planteaba estimular dichas sinergias como medio de crear formas de expresión y comprensión vinculadas a la presencia, al cuerpo y al silencio. Pretendemos aquí presentar y dar visibilidad a estos tres ejemplos concretos de intermediación que, saltándose los espacios tradicionales de exhibición del arte contemporáneo y llevando al espectador al propio espacio de trabajo, consiguieron generar una dinámica creativa y participativa grupal en la que todos los implicados se convirtieron en agentes de esa misma intermediación.