PINTAR, SEMBRAR, DELIRAR I Marta Linaza Iglesias, Beatriz Quintana Ruiz

La experiencia artística que compartimos en este foro de Civartes, mediante un foto ensayo, se desarrolla en un terreno a medio camino entre la agricultura y la práctica artística, en una acción que va de la siembra a la pintura, y de la pintura a la siembra. Y así nace la posibilidad de una hibridación entre la poética del trabajo del campo y el pensamiento creador. Protasia y Agripino son Culturhaza, un proyecto creativo “donde vida, pensamiento y obra se dan en la naturalidad de los días en la espera de que la tierra y la palabra den su fruto ”según nos cuentan en su web. Su labor desde el propio hacer agrícola es existencia y resistencia vital.… Y fuimos invitadas por ellos para hacer una intervención artística durante la primera siembra de la soja. Desde su inicio pensamos en una acción performativa, que acompañara a la labor de siembra poética y físicamente. El proceso de la siembra es todo un ritual que congrega a familiares y amigos, en el que todo cobraba un sentido: los sombreros con cintas bordadas con palabras para cada uno de nosotros, los delantales hechos especialmente para la ocasión, los cantos que acompañan el trabajo y la comida para festejar su final. Para desarrollar el proyecto hicimos una aproximación al trabajo artístico desde el gesto de la mano al sembrar, proyectando en unos primeros bocetos este movimiento con tinta en tela y papel. El día de la siembra fuimos extendiendo lienzos blancos sobre la tierra, en una larga línea paralela a los surcos en los que tenía lugar la labor.